Acapulco, Guerrero.- Este jueves, los pescadores acapulqueños que desaparecieron en altamar y fueron hallados a la deriva en la costa de Oaxaca, regresaron al puerto al lado de sus familiares.

El pasado 12 de enero, zarparon de este puerto a pescar tiburones, y dijeron que regresarían el 17 de enero, sin embargo, una falla el motor hizo que quedaran a la deriva.

Tras verse en esa situación, los pescadores mantuvieron la calma y para resguardarse de la intemperie, colocaron una lona como vela para tratar de acercarse a la costa.

Delatan que tras acabarse su comida y agua días después, tuvieron que recurrir a cosas extremas para poder sobrevivir, como tomar sangre de tortuga y beber su propia orina, sin duda una dura prueba.

Ante todo, este panorama, nunca perdieron la esperanza de ser rescatados y regresar con sus familias, que señalan, fueron el motivo para para soportar todo.

Tres semanas después del naufragio, vieron una luz al final del túnel, pues fueron encontrados a siete millas náuticas de la playa por unos lancheros, que los llevaron a tierra firme entre Puerto Ángel y Puerto Escondido, Oaxaca.

Dolores Rodríguez Herrera, de 65 años; Víctor Manuel Trujillo Martínez, de 42 años y Martín Huastitlán Sánchez, de 66, fueron alimentados, aseados y revisados por médicos.

La alcaldesa, Adela Román Ocampo, instruyó al director del Centro de Atención y Protección a Turistas de Acapulco (Capta), Jondalar Castillo Ledezma, para enviar una comisión a Oaxaca y facilitar su reencuentro con sus familiares y compañeros pescadores.

Los tres pescadores viajaron sin separarse de su embarcación “Genesaret”, la cual fue remolcada hasta Playa Las Hamacas, con la esperanza de que la alcaldesa sea su madrina para lograr el financiamiento de un nuevo motor para su lancha tiburonera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *